Cómo calcular la potencia eléctrica que necesita una casa 

Contratar más kilovatios de los que necesitas aumenta el coste de la factura y cambiar esa potencia más adelante, a más o a menos kilovatios, supone pagar a tu compañía de energía un plus por hacerlo. Merece la pena hacer un pequeño estudio sobre lo que consumen tus electrodomésticos. El panorama actual de los precios y conceptos de la electricidad ha cambiado. Reeditamos el artículo para explicar, qué ha variado y cómo entenderlo.

bombilla

Saber qué potencia debemos contratar

Podemos ahorrarnos en el importe fijo a pagar conociendo nuestras necesidades

Cuando hay que contratar la potencia eléctrica para una vivienda nueva o si queremos revisar la que ya tenemos en nuestro hogar habitual, debemos tener en cuenta cuáles son nuestras necesidades para no pagar más de lo debido. El establecer la potencia que vamos a utilizar significa que en el momento en el que la carga eléctrica sea superior a lo encargado, saltarán los plomos y el interruptor de control de potencia cortará la corriente.
La tarifa eléctrica más común para los usuarios domésticos es la 2.0 aunque si tenemos tarifa nocturna se trata de la 2.0N, pero para calcular la potencia eléctrica que necesitamos para nuestra vivienda, debemos sumar las potencias de los aparatos eléctricos que funcionan simultáneamente. A esta suma debemos añadir un pequeño margen de garantía o seguridad porque si hemos solicitado menos de lo que necesitamos saltan los plomos.

Las compañías eléctricas ofertan unas potencias máximas a las que nos debemos adaptar en el momento de contratar la tarifa y que normalmente son múltiplos de 1.100 vatios (1.100 W, 2.200 W, 3.300 W…(1 kW = 1000W)), por lo tanto deberemos contratar aquella que sea inmediatamente superior a la suma de las potencias simultaneas realizada anteriormente por nosotros mismos. Es muy importante saber la potencia que realmente necesitamos, puesto que la cantidad fija que se paga en el recibo de la luz por la energía eléctrica depende de los kilovatios contratados. Si una vez hechas las cuentas queremos variar la potencia contratada, tanto para aumentarla como para disminuirla, sólo se lo tenemos que comunicar nuestra decisión a la compañía suministradora pero eso cuesta dinero.

Cómo calcular la potencia eléctrica que necesita una casa

Contratar más kilovatios que los precisos aumenta el coste de la factura y cambiar esa potencia más adelante a más o a menos kilovatios supone pagar un plus por hacerlo a tu compañía de energía.

Es importante saber de antemano qué potencia vamos a necesitar para poder ahorrar unos euros en nuestra factura de la luz, puesto que la cantidad que se ha de pagar varía según los kilovatios contratados.

Por este motivo, conviene hacer previamente un cálculo teniendo en cuenta que siempre se puede solicitar un aumento de potencia si finalmente se llega a necesitar, pero que hacer un cambio de esa potencia cuesta dinero. Aquí se muestran algunos ejemplos:

 

- Para un uso normal de:

alumbrado + frigorífico + aspirador + plancha + lavadora + televisión + pequeños electrodomésticos + horno >>>> 3.300 W. + lavavajillas>>>> 4.400 W + vitrocerámica>> también>> 4.400 W + secadora >>>> 5.500 W.

(en mi casa tengo 4.400 W con vitrocerámica y es más que suficiente, los plomos no saltan casi nunca por falta de más energía, y si te saltan los plomos, procura no conectar varios electrodomésticos importantes a la vez)

OJO: en algunas compañias, los simuladores ponen más potencia de la necesaria, te preguntan si tienes calefación eléctrica y aire acondicionado, y te suman 1.100 W por cada uno de estos dos aparatos(2.200 W) pero ¿A QUE NO UTILIZAS LA CALEFACIÓN Y EL AIRE A LA VEZ?…. CONTRATA SOLO 1.100 W de más si tienes uno, o dos de estos aparatos.

- Entonces, si se tiene calefacción eléctrica y/o aire acondicionado se necesitarán de 1.100 W de más para cada aparato siempre que se utilizasen los dos a la vez.

Lo más recomendable sería utilizar radiadores con acumulación y contratar una tarifa nocturna de electricidad para que los radiadores se recarguen por la noche y liberen la electricidad acumulada, en forma de calor, durante todo el día a un precio más económico que los radiadores eléctricos convencionales.

Cálculo de la potencia exacta

Multiplicar los amperios por los voltios nos dará la potencia

Conocer cuál es la potencia de un determinado aparato eléctrico es importante si queremos que no corran peligro. Generalmente, viene indicada en la placa de características. Pero en algunas ocasiones no logramos encontrar en dicha placa este dato, y queremos averiguar la potencia. Es muy fácil, se trata de una sencilla operación matemática.

Deberemos hacer lo siguiente: buscamos los amperios (A) que vienen indicados en la placa y a continuación los multiplicamos por los voltios (V) o la tensión de redes que tenemos. Como la mayoría de la gente conoce, son 220 voltios en casi todos los casos. El resultado de esta operación será la potencia del aparato. De esta manera conseguiremos saber la potencia que tenemos contratada con la compañía eléctrica o la máxima potencia que puede controlar en este caso un interruptor magnetotérmico o la que podemos conectar en un enchufe.

¿Precio voluntario al pequeño consumidor?

Es el precio establecido por el Gobierno que las empresas comercializadoras de último recurso cobran a los consumidores de energía eléctrica en baja tensión con potencia contratada inferior o igual a 10 kW y que no han elegido contratar una oferta comercial o que se acogen a esta tarifa de último recurso. 

Las empresas no están obligadas a cobrar estos precios, pero sirve de referencia y normalmente están cerca de estos baremos.

Los precios oficiales, publicados en el BOE son los siguientes:

Las empresas no están obligadas a cobrar estos precios, pero sirve de referencia y normalmente están cerca de estos baremos.

La facturación básica incluye una parte fija llamada término de potencia, que depende de la potencia contratada, y una parte variable, llamada término de energía, que depende del consumo de energía. En el caso de la Tarifa nocturna, en el término de energía se factura por separado el consumo de día y el consumo de noche.

 

Primer Trimestre 2014 Término Potencia €/kW y año Término Energía €/kWh
Tarifa Periodo 1 Periodo 1 Periodo2 Periodo3
€/kW y mes €/kWh €/kWh €/kWh
Tarifa sin discriminación horaria
(Tarifa 2.0)
2,970789 0,133295 - -
Tarifa con discriminación horaria 2
(Tarifa 2.0 DHA)
2,970789 0,161328 0,058403 -
Tarifa con discriminación horaria 3
(Tarifa 2.0 DHS)
2,970789 0,163318 0,072688 0,044552

(precios vigentes desde el 1 de enero de 2014)

¿Que son la discriminación horaria y los periodos?

La discriminación horaria es una modalidad de tarifa que ofrecen las comercializadoras eléctricas, en la cual se paga menos por la energía consumida a ciertas horas del día, principalmente por la noche. Los periodos son los tramos del día en los que hay distintos precios.

Las horas de la discriminación horaria para las tarifas 2.0 DHA y 2.0 DHS son las siguientes:

Horario de discriminación horaria en invierno:
Valle: 22:00 – 12:00 (14 horas)
Punta: 12:00 – 22:00 (10 horas)

Horario de discriminación horaria en verano:
Valle: 23:00 – 13:00 (14 horas)
Punta: 13:00 – 23:00 (10 horas)

El cambio de horario de invierno y verano coincide con el cambio oficial de hora.

Discriminación horaria supervalle
Existe otro tipo de discriminación horaria, la llamada discriminación horaria supervalle, que diferencia tres periodos tarifarios distintos al día para las tarifas 2.0DHA y 2.0DHS:
Periodo 1: 13:00 – 23:00 (10 horas)
Periodo 2: 23:00 – 01:00 y 07:00 – 13:00 (8 horas)
Periodo 3: 01:00 – 07:00 (6 horas)