Carrefour, el primer grupo de hipermercados de España, ha lanzado una nueva ofensiva en la guerra de precios en la que, desde hace varios meses, están enzarzados los principales grupos de distribución minoristas en un desesperado intento por hacer frente al desplome del consumo….
Carrefour, el primer grupo de hipermercados de España, ha lanzado una nueva ofensiva en la guerra de precios en la que, desde hace varios meses, están enzarzados los principales grupos de distribución minoristas en un desesperado intento por hacer frente al desplome del consumo.

La cadena de capital francés anunció el miércoles una bajada de precios, con carácter permanente, de hasta el 25% en un total de 10.000 productos, principalmente alimentos de primera necesidad, droguería y aseo personal.

“Se trata de la mayor bajada de precios realizada hasta la fecha por una compañía de distribución en España”, afirmó ayer un portavoz de Carrefour, que añadió que el objetivo perseguido con esta medida es ser la cadena más barata del mercado en cualquier punto del país.

Así, la bajada no será lineal en los 168 híper del grupo en España, sino que se llevará a cabo de forma pormenorizada en cada centro. “Rebajaremos especialmente los productos más sensibles y consumidos en cada población, ya que la cesta de la compra de un gallego es muy distinta a la de un extremeño”, explican en Carrefour.

Antes de llevar a cabo esta estrategia, el grupo ha realizado un concienzudo estudio de cada establecimiento y sus clientes, “para saber cuáles son las preferencias del público y así poder aplicar mejor la política de recorte de precios”. Eso sí, pueden variar los productos rebajados, pero siempre abarcarán una media de 10.000 referencias por hipermercado.

El descenso de precios se ha llevado a cabo, además, teniendo en cuenta la ubicación de cada híper y el impacto de la competencia en la zona.

La rebaja se aplicará tanto sobre las marcas de fabricantes como sobre los productos con enseña Carrefour y no sólo abarcará a la alimentación, droguería y perfumería, sino que se extenderá también a la sección de textil.

La compañía ya ha hecho cálculos y estima que el recorte de precios supondrá un ahorro anual de 500 euros sobre el gasto medio de una familia tipo (tres o cuatro miembros) en productos básicos de alimentación, droguería y perfumería.

Y, en su intento de ser siempre el más barato del mercado, el grupo de distribución ha puesto a disposición de los consumidores el llamado Teléfono Rojo. Esta línea 900 invita a cualquier cliente a que encuentre en Carrefour un artículo más caro que en otro distribuidor para comunicarlo a la cadena. Esta se compromete a bajar ese producto en un periodo máximo de 24 horas.

La nueva ofensiva puesta en marcha por Carrefour supone dar un paso mucho más allá de su ya agresiva política de promociones como el tradicional dos por el precio de uno o llévese tres y pague dos.

Además, la rebaja de precios permanente anunciada el 4 de marzo es una clara respuesta a la nueva estrategia de Mercadona, que tras llevar a cabo una concienzuda reducción de costes que ha supuesto la eliminación de 800 referencias de sus lineales, ha logrado reducir sus precios una media del 10%, descuento que en el caso de las frutas y verduras alcanza el 20%.

Fuente: http://www.elmundo.es/mundodinero/2009/03/05/economia/1236240340.html