10 normas de conduccion ecológica y ahorro: 1. Arrancar el motor sin pisar el acelerador. En los coches modernos, donde todas las labores de encendido y calentamiento ya se realizan de forma automática, acelerar el coche sólo servirá para desajustar la electrónica y restar rendimiento al proceso de arranque. En los gasolina la marcha debe iniciarse nada más obtenerse el arranque. Sin embargo, en los motores diesel, debemos esperar unos segundos antes de comenzar la marcha (por ejemplo el tiempo que se tarda en colocarse el cinturón y regular los espejos). Si tu coche todavía cuenta con estárter, deberás quitarlo poco a poco hasta mantener las 900 rpm.
2. Utilización de la primera marcha. Es sencillo, la norma ecológica dice que hay que usarla lo menos posible. La primera marcha es la que más fuerza transmite al vehículo y en consecuencia la que más consume. A ser posible, hay que seguir la norma de cambiar a 2ª una vez transcurridos dos segundos o a los 6 metros recorridos. Si tu coche es diésel o cuenta con un juego de embrague muy sencillo, aprovéchalo e inicia la marcha en segunda cuando no existan desniveles o te encuentres cuesta abajo.
3. Aceleración y cambios. Este punto viene ligado al anterior, en tanto que en los motores de gasolina, el cambio (sobre todo el de primera a segunda) debe estar comprendido entre las 2.000 y 2.500 r/min. Mientras, en los diesel debe hacerse entre las 1.500 y 2.000 r/min. Si tu coche no tiene tacómetro o sencillamente prefieres guiarte por la velocidad, debes seguir estas reglas: El cambio a 2ª marcha debe realizarse a los 2 segundos o a los 6 metros recorridos. A 3ª marcha: a partir de unos 30 km/hA 4ª marcha: a partir de unos 40 km/h A 5ª marcha: por encima de unos 50 km/h.
4. Utilización de las marchas. Cuanto más larga sea la marcha que utilicemos y estemos por encima de un nivel mínimo de revoluciones, mayor será el ahorro. Pasar de 3ª a 4ª puede suponer un ahorro del 10%, mientras que si lo hacemos de 3ª a 5ª el ahorro es del doble (un 20%). Cuanto más potente sea el motor y mayor cilindrada tenga, el impacto será mayor si no cumplimos estas normas. En general, es preferible circular en marchas largas con el acelerador pisado en mayor medida que en marchas cortas con el acelerador menos pisado. En ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª y 5ª marcha. No hay problema ni riesgos mecánicos para la caja de cambios si cambiamos, por ejemplo, de 3ª a 5ª o de 2ª a 4ª.
5. Velocidad de circulación. La velocidad hay que mantenerla lo más uniforme posible, sobre todo en ciudad, donde lo que buscamos es contribuir a la fluidez del tráfico. Frenazos, aceleraciones bruscas y cambios de marchas innecesarios harán que el gasto de combustible aumente y el ahorro de tiempo siga sin compensar.
6. Deceleraciones. Lo ideal al circular por tramos urbanos es levantar el pie del acelerador y dejar que el vehículo ruede con una marcha engranada en ese instante. De esta forma regularemos la velocidad con toques suaves del pedal del freno y reduciremos de marcha en la medida de lo posible. Esta fórmula también es recomendable para tramos en pendiente descendente por autopista, donde ya hay muchos coches que también pueden realizarlo en sexta marcha.
7. Detención Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan, detener el coche sin reducir previamente la marcha. Esto permitirá, según qué marcha llevemos, cortar la inyección de gasolina mientras seguimos avanzando, por lo que el gasto será nulo. Si, por el contrario, nos acercamos a un semáforo en rojo y ponemos punto muerto, en el motor seguirá entrando la gasolina necesaria para mantenerlo al ralentí.
8. Paradas. En paradas prolongadas (por encima de 60 segundos) es recomendable apagar el motor. Algunos vehículos ya disponen de la función Start & Stop que automatiza este proceso.
9. Anticipación y previsión. Conducir siempre con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión permitirá ver 2 ó 3 vehículos por delante. En el momento en que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía, levantar del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.
10. Seguridad. En la mayoría de las situaciones, aplicar las reglas de la conducción eficiente contribuye al aumento de la seguridad vial. Pero obviamente existen circunstancias que requieren acciones específicas distintas, para que la seguridad no se vea afectada.

Tenemos muchas mas en las sección Ahorra comprando/para tu coche…
[url=http://ahorradores.net/module-subjects-listpages-subid-7.html]http://ahorradores.net/module-subjects-listpages-subid-7.html[/url]

fuente: http://motor.viamichelin.es/vm_mz_environment.aspx?article=119306