Ahorro de energía en la cocina:

Os envío unos consejos para ahorrar energía en electrodomésticos, y para ahorrar energía con la preparación de alimentos.

Electrodomésticos de cocina


• Procure no operar su lavadora de platos con media carga. Opérelo menos veces con cargas completas.

• Recuerde de usar el “ahorrador de energía”. Los platos se secan con aire en lugar de calor. Toma más tiempo, pero se ahorra la energía.

•Instale un reloj automático y opérelo de noche. Esto evita que el calor y la humedad llenen la casa mientras el aire acondicionado esté funcionando más.

•Evite mantener el refrigerador abierto. Decida antes de abrirlo qué necesita sacar.

•Limpie las bobinas detrás de su refrigerador varias veces al año para que funcione con más eficiencia. Cerciórese que esté desconectado el refrigerador y que no se doble o se rompa nada durante la limpieza.

•Los refrigeradores y congeladores que estén en la cochera gastan demasiada energía. Las altas temperaturas hacen que utilicen más energía, y esto aumenta sus costos. Considere la posibilidad de desconectarlos durante el verano, o de ponerlos en un sitio con aire acondicionado.

•Considere la posibilidad de comprar un refrigerador nuevo si el suyo tiene más de doce años. Los refrigeradores nuevos son más eficientes y usan menos electricidad. Cuando compre su refrigerador, vea la etiqueta “Energy Guide” para ver cuánta electricidad usa la unidad. Entre más baja la clasificación, es mejor la eficiencia.

•Mantenga el congelador libre de escarcha. Cuando se acumula una capa de hielo, actúa como aislante y hace funcionar demasiado el refrigerador.

•Mantenga el refrigerador o congelador lleno, mas no rebosante. Ponga envases con agua para llenar los espacios vacíos.

•Mantenga su refrigerador entre 36 y 42 grados, y su congelador entre -5 y +6 grados. Si su refrigerador tiene calibrador que marca “Alto, Mediano y Bajo”, ponga un termómetro por la noche en la parte media para tomar la temperatura exacta de las calibraciones.


Preparación de alimentos


•Los hornos microondas ayudan a mantener su cocina fresca y le ahorran tiempo al preparar sus alimentos. Además, procure usar utensilios que usen menos calor, como sartenes eléctricos, ollas eléctricas y hornos tostadores.

•Cocinar a la parrilla puede ser divertido y una forma relajante para que no se acumule calor en su cocina.

•Prepare sus alimentos cuando su cocina esté más fresca, generalmente en la mañana. Se aprovecha más su estufa y horno si los ocupa a su capacidad. De ser posible, prepare toda su comida a la misma vez.

•Para pérdidas mínimas de calor, use sartenes de fondo y lados rectos, tapaderas que sellen bien y del tamaño del quemador.

•Cuando esté horneando, ponga el horno a la temperatura exacta. El horno no se calentará más rápidamente si se pone a una temperatura más elevada.

•No encienda el horno de antemano a menos que lo indique su receta.

•No abra el horno si no es necesario. Cada vez que lo hace, la temperatura baja como 25 grados, y se gasta más energía para que vuelva la temperatura al nivel deseado.

•Apague el horno como cinco minutos antes de terminar para que el calor restante se use para terminar de hornear.

•Use el calor más bajo posible para preparar los alimentos sobre la estufa. Que la sartén sea del mismo tamaño del quemador.

•Use tapaderas en las ollas y sartenes para que no se pierda calor.

•Al hornear, ponga el máximo de cosas para que se horneen a la misma vez. Procure hornear dos o tres tantos a la misma vez para ahorrar energía.

•Utilice platos de vidrio para hornear cuando sea posible. El vidrio retiene el calor más fácilmente que otros materiales y, por lo tanto, se hornea más rápidamente y podrá bajar la temperatura del horno 25 grados.

•Si está en el plan Tiempo-de-Uso, hornee durante las horas de demanda mínima. En la Navidad y Año Nuevo no se preocupe, ambos son de demanda mínima.