reformas 1

 

Embarcarse en la reforma del hogar, bien sea en una zona puntual o integral, implica un gasto de dinero (y de tiempo) elevado, por lo que es importante disponer con anterioridad ciertos puntos clave sobre qué queremos o cómo lo queremos, así que presta atención a los siguientes consejos sobre cómo ahorrar en una reforma:

¿REFORMA INTEGRAL O PUNTUAL?

Antes de comenzar con la reforma hay que tener bien claro cuáles son nuestras necesidades, qué queremos reformar y cómo queremos que se lleven a cabo. Este primer punto es imprescindible, pues solo estableciendo los detalles de qué y cómo queremos realizar la reforma podremos disponer de un presupuesto bien definido y con los precios reales. Cuando vienen a darnos presupuestos es muy habitual que nos ofrezcan realizar una serie de mejoras añadidas que no teníamos pensadas pero que en muchas ocasiones nos gustan. Si no lo pensamos con anterioridad podemos caer en una ampliación constante que nos dejará con el bolsillo tieso.

Si has comprado un piso de segunda mano, y quieres hacerle reformas, es importante preguntarse: ¿no es mejor realizar una reforma integral y dejarlo todo listo a ir por partes y gastarse a la larga más dinero?. Piensa que cuando el piso está vacío, una reforma integral puede salir más barata que dejar trabajos a realizar para más adelante, cuando ya estás viviendo en la casa y cuando ya tienes toda la casa amueblada.

SUBVENCIONES

Adaptar la casa a las necesidades de una persona con movilidad reducida o renovar las instalaciones para hacer la vivienda más eficiente, como bien podría ser cambiar una bañera por una ducha(se consume menos agua con una ducha) son las obras de rehabilitación que podrían tener derecho a subvención.

El Ministerio de Fomento es el encargado de conceder subvenciones, préstamos y ayudas para la reforma y la rehabilitación de los hogares, sobre todo en lo referente a la mejora de la habitabilidad, la mejora del aislamiento acústico y térmico, el ahorro de energía, la mejora de la accesibilidad y la optimización de instalaciones de suministros. Es decir, la renovación de las condiciones que nos permiten ahorrar y ser bondadosos con el medio ambiente. La subvenciones varían y oscilan entre los 1.000 euros y los casi 4.000 euros, así que acercarte al órgano oportuno que tramita estas subvenciones no te costará nada si a cambio puedes pagar buena parte de la reforma con el dinero pertinente. En este caso, son las comunidades autónomas quienes se encargan de este trámite, más concretamente el órgano encargado de habitabilidad y vivienda, así que acude a él para informarte de todo lo necesario. (En Madrid por ejemplo puedes ampliar información en la web oficial: Ayudas y subvenciones en Madrid)

PIDE HASTA TRES PRESUPUESTOS

Este es el punto clave para ahorrarte el mayor dinero posible en la reforma, aunque no estamos diciendo que haya que coger el presupuesto más bajo, pues suele ser sinónimo de estafa o de trabajar con materiales de mala calidad, lo cual a la larga será motivo de una segunda reforma. No, tómate tu tiempo para hablar con varias empresas de reformas, entrevístate con ellas en tu casa para que puedan valorar con exactitud el trabajo a realizar y no dudes en pedir hasta tres presupuestos de reformas en Madrid (o en la ciudad que corresponda), pues solo así podrás comparar precios y elegir el más adecuado a tus necesidades y a la media del mercado. La diferencia entre unos presupuestos y otros puede llegar a ser entorno a 10.000 euros, pero lo importante es comparar no solo los precios sino también las calidades que utiliza cada empresa para poder darte cuenta si te están dando gato por liebre. A igualdad de precio en varios presupuestos, si uno usa mejores materiales, es algo muy a tener en cuenta. Y por supuesto, no dudes en pedir referencias para asegurarte de que el precio y la reforma a realizar son adecuados.

reformas 3

FECHAS

En invierno los precios bajan porque hay menos demanda de reformas, aunque si lo que necesitas instalar es una calefacción entonces el mejor momento es durante el verano, y al contrario ocurre con los aires acondicionados. Piensa en el mejor momento del año para que realizar una reforma te salga más barato.

COMPRA TÚ MISMO LOS MATERIALES

Si tú mismo te encargas de buscar la mejor calidad-precio de los materiales, o aprovechas las ofertas de grandes superficies, o incluso acudes a subastas por internet, es decir, si evitas intermediarios, es posible que ahorres una buena cantidad de dinero. Pero ¿adónde acudir a comprar esos materiales? Paratureforma.com o Materialesdefabrica.com son dos webs que te permiten hacer tus pedidos online. En cuanto a una compra física de esos materiales, grandes superficies como Leroy Merlin, Aki o Brico Depôt te ofrecen una gran cantidad de componentes para las reformas. Y, por supuesto, en cualquier polígono industrial de cualquier ciudad o pueblo que se precie hay diferentes empresas que se encargan de suministrar materiales y elemento diversos para la reforma de tu hogar.

De este modo, si a la empresa de reformas ya les proporcionas los materiales a usar, es seguro que podrás ahorrar dinero. En este sentido, puedes proporcionarles materiales como los botes de pintura, los baldosines o azulejos, los saneamientos que quieres que instalen, etc.

HAZLO TÚ MISMO

Y por supuesto, si además te evitas pagar por la mano de obra… mejor que mejor. Si eres manitas y dispones del tiempo para realizar la reforma, o parte de ella, ¿por qué no hacerla tú mismo?. Puedes encargarte de pintar tu casa, pues, aunque no es una tarea tan fácil como parece, en ningún caso puede ocurrir nada grave como al realizar una instalación eléctrica sin los conocimientos necesarios. También puedes encargarte de tener todo el espacio preparado para que los profesionales se pongan directamente a trabajar, bien sea sacando el mobiliario del espacio, preparando el suelo y las paredes para ser pintadas, o desmontando tu vieja cocina. Ten en cuenta que si ya les das hecho este trabajo no te lo podrán cobrar.

reformas 2