euros

Es muy importante que conozcas qué es un plan de pensiones, y que conozcas que también tiene sus riesgos y que soluciones o alternativas hay.

A mi personalmente me han estado bombardeando una y otra vez distintos bancos para que contrate un plan de pensiones con ellos, y resulta que un plan de pensiones deja mucho que desear.

Un Plan de Pensiones es un instrumento de ahorro a largo plazo, cuyo objetivo principal es complementar la pensión de jubilación percibida por la Seguridad Social. Es una forma de poder disponer por jubilación, orfandad, invalidez, o fallecimiento; de una pensión vitalicia a partir de ese momento, con el dinero que has ido invirtiendo en tu plan de pensiones.

El dinero que tu aportas a tu plan de pensiones, junto con el dinero de otras personas que también tienen su plan de pensiones, conforman un Fondo de Pensiones, que es donde va a parar tu dinero, y cuya definición es la siguiente: “un patrimonio formado por el conjunto de aportaciones de los partícipes más los rendimientos generados”.

Un Fondo de Pensiones es un patrimonio creado para cumplir con el Plan de Pensiones y cuya gestión, custodia y control se realizan de acuerdo con la legislación en vigor.

Los Fondos de Pensiones carecen de personalidad jurídica y son administrados por una entidad gestora y por una entidad depositaría.

Los fondos están sujetos a la supervisión de la Dirección General de Seguros.

Dicho lo siguiente pasamos a destacar dos inconvenientes que debes tener en cuenta y posteriormente la presunta ventaja que tiene un plan de pensiones sobre otros productos financieros, que al final no es tan ventaja como te venden.

Primer inconveniente: Todo plan de pensiones conlleva un riesgo, asegúrate de que te expliquen cómo van a gestionar tu dinero.


La entidad gestora de un fondo de inversión se ocupa de invertir el dinero del fondo para conseguir una rentabilidad. Las inversiones que realizan estas gestoras, como todo, pueden tener más o menos riesgo. Puede que una parte del dinero la inviertan en bonos del tesoro, pero puede también que el resto del dinero lo inviertan en fondos de inversión cuya rentabilidad depende de la rentablidad de acciones de empresas. ¿Esto que significa? que el dinero que vas aportando al plan de pensiones, puede evaporarse con una mala inversión de la gestora y puede que cuando te jubiles, encuentres que quizás haya menos dinero en tu cuenta que la suma depositada durante décadas de aportaciones.

Lo peor de todo, es que hay pruebas de que los planes de pensiones privados han sido un mal negocio en España para las personas que los han contratado, como demuestra el equipo de profesores del IESE (instituto de estudios superiores de empresa) dirigido por Pablo Fernádez, que monitoriza de forma independiente la rentabilidad del sector.

El equipo de Pablo Fernández ha estudiado la verdadera rentabilidad de los fondos una vez descontadas las comisiones y siempre con una visión a largo plazo evitando que las burbujas puntuales de la bolsa puedan hacer subir la rentabilidad teórica. Es decir, no es lo mismo calcular la rentabilidad a corto plazo que a largo plazo, porque de nada sirve que te digan “contrata el plan de pensiones del Banco PericoElDeLosPalotes con una rentabilidad demostrada del 25% en el primer trimestre del 2015” si resulta que el resto de años, ese fondo ha tenido una rentabilidad muy mala o mucho más pequeña.

El estudio realizado Rentabilidad de los Fondos de Inversión en España. 1998-2013, muestra como resumen lo siguiente:

“La rentabilidad media de los fondos de inversión en España en los últimos 15 años (1,98%) fue inferior a la inversión en bonos del estado español a 15 años (4,4%) y a la inversión en el IBEX 35 (4%). Sólo 26 fondos de los 614 con 15 años tuvieron una rentabilidad superior a la de los bonos del estado a 15 años, 38 tuvieron una rentabilidad superior a la del IBEX 35 y 52 tuvieron rentabilidad negativa. El fondo más rentable proporcionó en los últimos 15 años a sus partícipes una rentabilidad total del 505% (promedio 12,75%) y el menos rentable del -42% (promedio -3,6%).”

(La rentabilidad de los planes de pensiones está calculada con datos de INVERCO y no tiene en cuenta el rendimiento que se podría obtener con las desgravaciones fiscales que proporciona un plan de pensiones.)

Las conclusiones del último informe son muy negativas ya que de 614 fondos únicamente 26 lograron una rentabilidad media superior a los bonos del Estado a 15 años (4,4%). Esto significa que cualquiera de los ahorradores cuyo fondo de pensiones está fuera de esos 26, les hubiera ido mucho mejor con una inversión sencilla en otros productos financieros con menos riesgo. Y no solo eso, sino que 52 de los 614 han tenido una rentabilidad negativa, es decir, que hay muchos ahorradores que han perdido dinero.

No solo el IESE ha llegado a esta conclusión, sino que también la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) ha calculado que la rentabilidad media de los fondos de pensiones en España entre 2008 y 2012 fue negativa en términos reales, una vez descontada la inflación: -0,9%. Y que España fue el tercer país de un total de 34, con los peores registros: únicamente superado por Estonia y a Polonia.

Segundo inconveniente: Hacienda no perdona si te ves obligado a rescatar tu dinero


Si por lo que fuese tienes que recuperar de golpe del plan, tendrás que pagar a Hacienda de golpe también lo que te fuiste desgravando durante años.

La ventaja: Las deducciones sobre el IRPF por tener un plan de pensiones.


A diferencia de lo que sucede con la vivienda, cuya deducción se resta de la cuota a pagar en el IRPF, las aportaciones a pensiones recortan la base imponible (salario menos cotizaciones), lo que permite que algunos consigan recortar su tramo y tipo impositivo. Por este motivo, a medida que aumenta el salario que gana uno, aumenta también el ahorro fiscal.

Pero ¿cuánto hay que cobrar para que valga la pena invertir en planes de pensiones y no en otros productos de ahorro? Según la revista “Inversión a Fondo”, la elección del plan de pensiones como instrumento de ahorro a largo plazo sólo resulta rentable para quien cuente a partir de 2015 con tramos impositivos superiores a los 60.000 euros y tipos del 47%.

Por otro lado, al jubilarte, el dinero que empiezas a recibir, se declara como rendimientos del trabajo, por lo que podrías pagar en el futuro más impuestos de los que inicialmente consigas ahorrar.

La conclusión a la que llegamos es que más vale tener el dinero diversificado en otros productos financieros a largo plazo. Como bien sabéis, un depósito a plazo, ofrece mayor tipo de interés cuanto mayor es su duración por lo que aquel dinero que tengas ahorrado, mételo en depósitos a largo plazo que a la larga te darán mayor rentabilidad. Diversifica estas inversiones a largo plazo que realices, destinando distintas cantidades de dinero en distintos bancos. Siempre es bueno diversificar las inversiones para minimizar riesgos. Es poco probable que un solo banco donde puedas tener todo tu dinero quiebre, pero es aún menos probable que quiebren todos los bancos donde puedas tener dividido tu dinero quiebre.