El centro de masajes de Daniel Saavedra nos ofrece a todos los usuarios que se identifiquen como usuarios de ahorradores.net o ahorradores.es la siguiente oferta:

 

 

Podéis ver más información sobre sus tratamientos en su página web: https://tratamientos-corporales.jimdo.com/

Se trata de un centro de todo tipo de masajes entre los que hay hasta masajes para la tercera edad. Nos anexan la siguiente información sobre el mismo:


El masaje geriátrico es una forma de manipulación que satisface necesidades específicas del anciano. Se realiza con las manos para masajear los tejidos blandos y mejorar la circulación sanguínea, los movimientos en general y el dolor. El movimiento activo y pasivo de las articulaciones puede formar parte del masaje.

Los ancianos sufren, frecuentemente, padecimientos relacionados con la edad, como parkinson, artrosis, diabetes o enfermedad coronaria que originan problemas circulatorios y actividad física limitada, ansiedad, depresión y soledad. El masaje les ofrece una mejor calidad de vida al ayudarles a mantener su salud, recuperar algunas funciones físicas y aliviar la ansiedad y depresión.

Además, aumenta la circulación sanguínea en diabéticos para evitar complicaciones, como úlceras en las piernas y gangrena; mejora la circulación linfática al eliminar sustancias tóxicas del organismo, la calidad y duración del sueño y dolores diversos; acelera la recuperación de lesiones, produce relajación física y mental, y aumenta la autoestima.

Se emplean las mismas técnicas básicas que en el masaje general, en sesiones breves, de 30 minutos, aproximadamente. Los movimientos suaves, confortables y relajantes alivian la tensión muscular, corporal y mental; los pasivos, con estiramientos suaves de hombros, piernas y pies favorecen la movilidad y flexibilidad articular; ocasionalmente, se emplean movimientos más fuertes, como fricción y presión.

El masaje geriátrico no produce efectos adversos, pero no debe emplearse si hay fracturas, áreas inflamadas, hematomas, úlceras de decúbito abiertas o sin sanar, venas varicosas, cirugías recientes, dolor agudo importante, trastornos cardíacos, algunos tipos de cáncer, antecedentes de formación de coágulos sanguíneos o tratamientos farmacológicos con anticoagulantes, ya que aumenta el riesgo de sangrados bajo la piel. Si es vigoroso, puede asociarse a sangrados de órganos vitales, como el hígado, y a la formación de coágulos sanguíneos. Al impartirlo debe tenerse mucho cuidado y, de preferencia, deberá ser indicado por un médico que conozca al paciente.