Una vez más localizamos un ejemplo de publicidad engañosa en las galletas Fontaneda, aunque hay más marcas que actúan igual. Me ha extrañado que una marca entrañable como lo es Fontaneda haya caído en el juego sucio de engañar a la gente con una manipulación como la que os mostramos a continuación. Se trata de las galletas DIGESTIVE GO, que usan en el nombre la palabra DIGESTIVE, para dar una imagen de galleta sana, pero que sin embargo en la parte de atrás del envoltorio pone que el que ponga la palabra DIGESTIVE no tiene por qué significar que son digestivas… Es un poco surrealista porque parece que está diciendo “os presentamos las galletas digestivas que no son digestivas¡¡”.

Lo triste es que estas estrategias son algo muy habitual. En un artículo que he localizado al buscar información sobre el tema el profesor de marketing del IESE Business School, Xavier Oliver afirma: “Por lo general, no confunde al consumidor, la gente no las compra porque sean digestivas, es ya un nombre genérico. Podría ser que en algunos casos su nombre influya, pero sería extraño que alguien llegue a un supermercado y busque galletas para digerir bien”. Pero no estoy de acuerdo con ello ya que la palabra digestive, se asocia en la cabeza de los consumidores con la palabra sano, o dieta; que es lo que buscan muchos de ellos. De hecho,  en mi caso cuando he buscado galletas que no engorden demasiado, he cogido aquellas en las que ponía digestive precisamente porque por lo que sea en mi subsconsciente pensaba que eran sanas. Las marcas de galletas lo saben y la utilizan, siendo una argucia que funciona para llamar la atención. De cualquier modo, si la galleta no es digestiva, no debería tener la palabra digestiva en la caja, busque o no galletas digestivas.