Hemos estado investigando si hay fertilizantes caseros, sobre todo algún tipo de abono líquido para plantas. El resultado es el siguiente:

Abonos líquidos caseros:

  • Abono Rico en Nitrógeno (N) para estimular el crecimiento o Purín de Ortiga. Se trata de un abono realizado con Ortigas.

     

    Si, las ortigas son difíciles de encontrar cerca, pero si vas al campo y las ves, acuérdate, las metes en una bolsa y puedes hacer este tipo de abono. Las plantas de ortigas abundan en terrenos fértiles salen de forma espontánea al borde de los corrales de animales, o en terrenos baldíos, se utiliza esta planta por la cantidad de minerales que posee, pero si no se dispone de ella se puede utilizar otro vegetal conocido como por ejemplo acelga o espinaca con similares resultados.

    ¿Cómo se prepara y para qué sirve el purín de ortiga?

    Preparación: Podemos realizarlo poniendo a macerar 1kg de planta fresca ó 200 gr. de planta seca en 10 litros de agua, en un cubo tapado y moviendo de vez en cuando con un palo. Se deja hasta que se pudra la ortiga, variando el tiempo de maceración de 8 a cuatro semanas según la época del año. No obstante podremos comprobar que está listo cuando ya no se produzcan burbujitas y se halla formado una película por encima del agua. Para trabajar con ortigas, cómo no, usad guantes.

     Usos: Una vez listo podemos utilizarlo para diferentes fines según sobre todo la dilución que hagamos del mismo:

    1. Diluido 10 veces estimula el crecimiento de las plantas regando el suelo o los sustratos de las plantas de interior o en macetas. También impide el marchitamiento de las pequeñas plántulas recién germinadas pulverizándolas.
    2. Diluido 20 veces(un litro de purín por cada 20 de agua) se puede emplear todo el año para estimular el crecimiento de las plantas jóvenes regandolas con él. Así como también podemos regar el suelo antes de la siembra para ayudar a una mejor germinación de las semillas.
    3. Con la misma dilución, es decir 1 parte de purín de ortiga diluido en 20 partes de agua, se puede corregir la clorosis férrica pulverizando las hojas jóvenes. Es importante diluirlo correctamente en este caso para evitar quemaduras en las hojas.
    4. Diluido 50 veces refuerza a las plantas contra pulgones, ácaros, cochinillas etc..
    5. El purín sin diluir se puede utilizar para regar el compost y acelerar su descomposición así como contra el pulgón lanígero en pulverización. También es interesante remojar las semillas en purín de ortiga antes de sembrarlas.

    Y aplicado en pulverización sobre las hojas es muy interesante para combatir enfermedades criptogámicas, tales como oídio, mildiu etc… 

  • Agua de verduras:

    Se puede usar el agua utilizada para hervir verduras, como las espinacas, acelgas, etc, siempre que no se cuezan con sal. Esto es porque las verduras sueltan los minerales durante la coción, y se quedan en el agua…

  • Abono Rico en Potasio (K) para estimular la floración:

    ingredientes:

    Cascara de 4 bananas grandes, 200 gramos aproximadamente.

    Un litro de agua corriente o de lluvia.

    Azúcar 2 cucharadas soperas al ras, 20 gramos aproximadamente.

    Preparación:

    Incorporar todos los elementos en una olla enlozada, de acero inoxidable, de vidrio o recubierta por antiadherente y ponerlos al fuego fuerte hasta que hierva durante cinco minutos, dejar enfriar, colar y diluir una parte de este abono con dos partes del agua para riego, abonar con la frecuencia habitual, pero sin el temor de quemar las plantas debido a la acumulación de sales en las raíces o en la superficie de las hojas, da muy buenos resultados. 

Abono sólido casero:

Para aquellos que tengan suerte y tengan un jardín, o una casita en el pueblo con un huerto, os comentamos cómo realizar compost que es un abono sólido que se realiza con desechos orgánicos.

Las personas que trabajan en el campo lo saben con certeza, pues cada vez está más de moda el acumular los desechos orgánicos para utilizarlos como fertilizantes caseros.

Los fertilizantes que poseen una composición orgánica son favorables para nuestros cultivos porque enriquecen la tierra y previenen las enfermedades de nuestra cosecha.

A continuación os indicamos los pasos que debéis seguir para fabricar vuestro propio fertilizante casero.

 

  1. Debéis buscar una empecie de recipiente de madera, mármol, piedra, ladrillo o plástico que sea lo bastante amplio como para almacenar unos cuantos kilos de fertilizante.
  2. cajas

  3. Para obtener un buen fertilizante deberéis introducir dentro del recipiente madera, hierva, hojas de árboles, cáscaras de huevo, cáscaras de naranja, de plátano, etc…o cualquier desecho orgánico.
  4. No es preciso que lo que vayáis introduciendo se realice en el mismo día, ya que podéis ir acumulando residuos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuando introduzcáis nuevos desechos debéis mezclarlos con los que ya había anteriormente en el recipiente.
  5. El recipiente donde estén los restos orgánicos debe de estar en un lugar aireado, pues necesitará meses para que este listo.
  6. Después de haber dejado reposar los desechos durante casi un año, notareis que el recipiente ya no es maloliente. Eso es síntoma de que el fertilizante esta listo para ser utilizado.
  7. Para acelerar el proceso de descomposición de los desechos podéis introducir un poco de tierra, serrín y agua a vuestra mezcla. De esta forma el fertilizante necesitará menos tiempo para estar preparado.