Alquiler

Nos hacemos eco de un artículo escrito por Carmen Giménez, abogado titular de G&G abogados en el que se describe que las prácticas realizadas por los bancos cuando venden tu hipoteca a otros acreedores a través de la titulización en el mercado financiero con el fin de obtener una rentabilidad, es una práctica ilegal. Esta práctica conocida como “titulización hipotecaria” consiste en coger muchas hipotecas, agruparlas en un paquete y venderlas a grupos de inversión que se ocupan de dividir ese paquete en títulos que a su vez venden. Estos títulos otorgan el derecho a quienes los posean de recibir remuneración cada vez que la hipoteca es pagada.

De esto ¿qué es lo interesante? que llega un momento en el que el banco ya no es el acreedor. El acreedor es el grupo de inversión que ha comprado el paquete de hipotecas.

Esta práctica es utilizada por los bancos para financiarse, ya que reciben por adelantado dinero por la venta de esos paquetes de hipotecas por un precio menor al dinero que tú debes. Es decir, alguien paga por adelantado la mayor parte de lo que tu debes al banco y se queda como acreedor de toda la deuda que tu le vas a ir pagando poco a poco a ese nuevo acreedor. El banco consigue con esta operación una inyección de liquidez inmediata para realizar otra serie de operaciones financieras más rentables en ese momento.

La diferencia entre lo que realmente queda aún por pagar de tu hipoteca y lo que ha pagado ese inversor al banco para quedarse con como acreedor de tu hipoteca, es la rentabilidad de estos nuevos títulos.

Ahora bien, la cláusula del contrato hipotecario que permite esta práctica fue declarada nula por el Tribunal Supremo en 2009, a pesar de que los bancos continúan incluyéndola y haciéndola efectiva.

Sin embargo, esa práctica se ha convertido en un quebradero de cabeza para muchas entidades financieras, que podrían ver como miles de deudores hipotecarios les reclaman judicialmente la devolución de la vivienda de la que han sido desahuciados. Esto es debido a que, según afirma el Banco de España, “la titulización de un préstamo supone que la entidad que concedió el mismo deja de ser la acreedora del préstamo”.

Esto significa que quien ha hecho que te echen de tu piso, no tenía el derecho de hacerlo ya que había dejado de ser tu acreedor. Además, debería haber notificado la cesión del préstamo y respetado los derechos de tanteo y retracto del prestatario.