Cuidado con la información que vais dejando por internet, os comentamos un ejemplo de cómo se pueden usar el rastro que dejáis por internet para localizar incluso hasta dónde vivís.

Hoy vamos a
hablar del cuidado que hay que tener con dónde introducís vuestros datos y cómo
se pueden usar en contra tuya.

En muchas
ocasiones con tu simple email, pueden averiguar donde vives, haciendo una simple
búsqueda en Google. Y eso es porque sin quererlo, a veces vas dejando pistas de
por donde vives. Se puede encontrar información sobre la gente haciendo simples
búsquedas por tu nick de usuario o por tu mail. Y dirás: no me lo creo, yo no
he puesto mi dirección por ningún lado. En realidad, si vas dejando pistas. Por
ejemplo, si tu mail es jramirez9999@gmail.com,
y te registraste con el nick jramirez en una web bastante conocida llamada
nuevosvecinos.com donde puedes comentar con otras personas los problemas de tu
comunidad de vecinos, o los problemas que estáis teniendo en la nueva vivienda
que os están construyendo, se puede saber perfectamente donde vives. Registrarnos
en esta web es algo que hemos hecho muchos de nosotros para enterarnos de
primera mano de todas las cosas de nuestro futuro piso. En esa web, los foros
que hay llevan el título de la calle donde está tu comunidad de vecinos. Si
alguien tiene tu email(que has ido dejando en muchas webs), con el nick del mail, realizando una búsqueda en Google
de “jramirez” saldría tu nick asociado a la comunidad de vecinos donde vives. A
partir de ahí, un grupo dedicado al robo de viviendas, podría visitar tu
portal, y buscar en los buzones cuantas personas se apellidan Ramirez. También
puedes pensar, ¿y por qué me iban a buscar a mi? Pues por el mismo motivo,
porque vas dejando pistas de tu poder adquisitivo en sitios que son de dudosa
fiabilidad.

Y ya no hablemos de las redes sociales donde como te descuides y tengas el perfil abierto, o aceptes gente que no conoces personalmente, podrían averiguar fácilmente datos personales tuyos, saber si estás de vacaciones, ver tu cara, etc…

Como
consejo, lo ideal es tener una dirección de email secundaria que no tenga ningún
dato que deje entrever vuestro nombre o apellidos, y que sea esa dirección la
que deis en todas las webs donde os dáis de alta.