Si quieres ahorrar en productos contra el mal olor de pies, os cuento algo que he descubierto…

Bien, por un lado, hay que saber ¿Por qué los pies suelen tener un olor más fuerte que otras partes del cuerpo?

El elemento principal que produce el olor de pies es el sudor. Con más de 250 mil glándulas en cada pie, son la parte del cuerpo que más transpira. El sudor es básicamente sal y agua, por lo que por si mismo, no tiene un olor distintivo. El olor es realmente causado por una bacteria en nuestra piel que se alimenta del sudor, produciendo restos que despiden el fuerte olor.

Bien, entendido eso, os cuento, que hace tiempo, me compre unas babuchas de cuero, como zapatillas de estar por casa. Desde que las uso no me huelen los pies. Eso es debido a que al ser de cuero y no tener ningún tipo material de tela, o lana, el sudor de los pies no se acumula tanto, no se genera humedad y por tanto la bacteria que provoca el olor a pies cuando digiere el sudor, no puede actuar.

Es decir, una vez que en casa usas zapatillas de esas muy mullidas, tus pies sudan mucho más, el sudor se impregna, no solo en la zapatilla, sino en tus propios pies, con lo que ya cuando te pones otros zapatos, aunque estos sean de cuero, te llevas contigo el olor a tus zapatos.

Al usar babuchas de cuero, los pies quedan más frescos, no sudan tanto y por tanto la bacteria no tiene “comida” para generar esos desperdicios que producen el olor a pies.

Te ahorras en ácido bórico, u otros productos antiolor, y te ahorras dinero en zapatillas de estar por casa, que se deterioran antes que las babuchas porque el sudor las termina deteriorando.